De cuando necesitas decidir tu propia suerte.

5.12.2017

Hay momentos en la vida, y en toda trayectoria profesional en la que descubres que tienes que echar el freno de mano. No se trata de cogerse unas vacaciones (aunque eso seguro que te vendría bien) ni de detenerse de por vida... sino de la necesidad de parar para tomar aire e intentar ponerle perspectiva al asunto. 

 

El número de autónomos en nuestro país ha crecido un 0,8% respecto al año anterior. En el último año, 24.433* personas han decidido emprender y decidir sobre su suerte. 

 

Dogo nace y se suma a la lista.  Y nace de esa necesidad de poner perspectiva y sentido común a mi trayectoria profesional.

 

Leí hace unos meses un artículo sobre Robert Kiyosaki (uno de los gurús del emprendimiento y motivación empresarial más destacados del panorama) dónde se recogía a grandes rasgos su filosofía. Kiyosaki habla de una aspiración que va más allá de la independencia laboral o económica, y hay una cita del autor que me encanta porque no puede ser más reveladora: 'No voy detrás del dinero, voy detrás de un sueño: Ser libre!'.  

 

Dogo nace dentro de esta filosofía. Y del sueño de tener la libertad y la suerte de colaborar, participar y desarrollar proyectos inspiradores y apasionantes. No importa el tamaño, ni el lugar, ni la forma,... pero sí que el objetivo sea aportar valor a la sociedad.  

 

Las previsiones para el próximo año y los venideros apuntan a un crecimiento progresivo de los que persiguen el sueño. Si el presente y el futuro es de los soñadores... entonces: estoy impaciente! 

 

 

*(Fuente: Federación Nacional de Trabajadores Autónomos - Dato Septiembre 2016 - Septiembre 2017).

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload