CONQUISTANDO A LOS 6 SENTIDOS.

21.3.2018

TODO COMUNICA.  Es una de las frases que más me verás repetir. Porque la tengo tatuada a fuego y la pongo a prueba cada día.  Cuando una marca llega a mi, por primera, segunda o tercera vez, siempre hago el ejercicio, casi inconscientemente, de analizar qué me está transmitiendo y qué beneficios tiene para mi para que la deje entrar en mi vida. ¿Quienes son mis aliados para descubrirlo? Los 6 sentidos. 

Los sentidos nos alertan, nos inflaman, nos advierten y también nos llenan el corazón de júbilo. Nos han protegido y enriquecido a lo largo de toda nuestra historia evolutiva.  (Kevin Roberts, Lovemarks).

 

El verano pasado visité por primera vez el continente asiático, y comprendí el verdadero poder de los sentidos, y cómo en situaciones que requieren que tomes muchas decisiones en cortos espacios de tiempo, los sentidos toman el control y te inclinan hacia una u otra opción. Además, actúan en consonancia, y te muestran una realidad combinada, que percibes a través de los mismos; es más, te ayudan a construir esa realidad en tu mente, para que la recuerdes siempre exactamente así: con un olor característico, unos colores, unas texturas, unos sabores, un acento, unas palabras... la suma de un todo en armonía. 

 

Aunque esa vivencia sensorial llegó a mi en 2017, hace mucho que la ciencia y la mercadotecnia descubrieron la importancia de los sentidos en la toma de decisión de compra, por lo que las últimas décadas, han estado marcadas por la explosión de la innovación y el desarrollo centrados en intentar reproducir y mejorar todo aquello que pueda ser percibido por los sentidos. Texturas, colores, olores, sabores y sonidos. Y la tendencia sigue, cualquier cosa que podamos llegar a sentir, pronto podrá ser una realidad.  

 

Entender que una marca se vive con los 6 sentidos es la clave de toda esta chapa que te estoy contando hoy. Conseguirás que tus públicos se enamoren de tu marca, cuando apeles a sus emociones, a sus sentimientos, a la parte más irracional de su ser, porque de ese modo nos enamoramos las personas. Y los sentidos son esa puerta de entrada al mundo de las emociones.

 

Así que, para que puedas ponerte en marcha y trabajar la conquista de los 6 sentidos de tus públicos, te dejo algunas notas e ideas. Pero... ¿Cómo que 6? Sigue leyendo, darling!

 

TACTO: a las personas nos gusta tocar. Y no me malinterpretes, pero es así. Vamos a un mercado, entramos en una tienda, galería o museo, y le echamos la zarpa antes de que podamos ver el cartelito 'Prohibido tocar'. Y cuando un producto tiene un packaging especial, cuyo tacto nos transporta otra realidad, y envuelve el producto de mimo y cuidado... ¡cómo nos gusta! ¡tenemos que tenerlo! Las sábanas de ese hotel, o las servilletas de tu restaurante favorito... Es uno de los sentidos menos explotados, y en cambio uno de los más memorables. 

 

 

GUSTO: ¿No dice un dicho muy famoso que se conquista por el estómago? Puedes (y debes) asociar tu marca a un sabor característico. Invita a tus clientes a tus pastas favoritas, o tu chai latte , o ¡a empanada de zamburiñas si eres más de reuniones a media mañana! Lo importante es que consigas vincular un sabor característico a tu marca, a cada momento que tu cliente vive con tu marca. ¿Ya nos hemos tomado un café? :)

 

 

OLFATO: ¿Por qué tu producto o servicio no puede tener un olor propio? es uno de los sentidos más trabajados por las grandes cadenas textiles. Muchos establecimientos ya cuentan con su aroma único, de modo que lo asocias directamente con su marca. Independientemente de que tu producto en sí mismo tenga un olor característico, puedes buscar la forma de que lo tenga. Además de tu establecimiento u oficina, el packaging también es un buen espacio para el olor. Recuerda que es uno de los sentidos más relacionados con la memoria, y consigue transportarnos a lugares y a personas, ¡por muchos años que haya pasado!

 

 

 

VISTA: es el sentido estrella. El más desarrollado y más explotado. Ya sabes que esta es la era de la imagen y de lo visual. Lo atractivo, lo bonito... ¡ya se sabe que si entra por la vista! Cuida tu branding, y transmite con imágenes tus valores y pilares.  Pero cuidado, porque 'no es oro todo lo que reluce' y hay que hacer un trabajo de responsabilidad y coherencia entre lo que muestras y lo que eres de verdad.  ¡Es tan importante conquistar, emocionar y enamora como ser capaz de mantenerlo!

 

 

OÍDO: los famosos jingles o late motivs, las melodías que nos ayudan a recordar un anuncio y a una marca son una muestra de la conquista de este sentido. Pero también el hilo musical de algunos establecimientos, o la playlist de los trabajadores de una marca, que publica para que todos sus seguidores puedan sumarse. El oído es sin duda un gran aliado del cine, ya que somos capaces de recordar películas solo con escuchar unos segundos de su banda sonora. ¡Emociónales con acordes y te recordarán!

 

 

INTUICIÓN: el sexto sentido. Y el más difícil de conquistar, porque apenas tenemos información sobre él, pero el más importante, porque sin duda, en toda decisión de compra entra un gran porcentaje de intuición. Y yo lo entiendo como ese TODO del que te hablaba al principio. Ese TODO que trasciende de que hayas sido capaz de construir una marca coherente, completa. Una marca que emocione, que escuche y que se interrelacione. En definitiva, una marca que de ese buen rollo, que trasmita ese no se qué, que hace que cuando la marca llegue a tus manos, a tus ojos, a tus oídos, a tu nariz o a tu boca... digas: ¡PASA, PASA! TE ESTABA ESPERANDO. 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload