#YOPARO

7.3.2018

Mañana es el día. El más esperado 8 de marzo que puedo recordar.  A mis 25 años de millennial, nacida y educada en los valores de igualdad de oportunidades y en 'el que la sigue la consigue'... mentiría si dijera que tuve que librar grandes batallas o superar obstáculos imposibles.  Soy sin lugar a dudas una afortunada de manual.

 

He tenido la gran suerte de nacer en una casa en la que siempre tuve voz y voto, y donde lo más importante y valorado eran mis sueños, y mis metas, por locas o lejanas que parecieran. Donde me animaron, me apoyaron, me ayudaron... y lo principal, un lugar en el que todos esos verbos siguen conjugándose en presente de indicativo.

 

Justamente porque aprecio la suerte que sé que he tenido, y porque soy consciente de la cantidad de mujeres que tenían que haberla tenido exactamente igual que yo, no puedo dejar que este 8 de marzo pase sin más. En realidad no puedo dejar que el día a día continúe sin aportar un pequeñito grano de arena en apoyo a lo que miles y miles de mujeres de todo el mundo han estado reclamando y reclaman cada día en virtud de la igualdad.

 

Hace casi 4 meses que soy una mujer emprendedora. Lo de mujer ya tiene más tiempo, pero lo de emprendedora todavía suena acompañado de muchos redobles y trompetas en mi cabeza, y me llena el estómago de mariposas.  Y aunque he descubierto que no puede ser más cierto eso de la montaña rusa de la emprendedora, la adrenalina y el miedo fiel compañero, estoy orgullosa. Y orgullosa con A.

 

Como cada día señalado en el calendario, el 8 de marzo puede tener dos lecturas. La primera, que alimentemos nuestras ansias de feminismo con un día de reivindicación, manifestación y rabia y nos vayamos a casa con la sensación de haber cumplido; y la segunda: que realmente ese sentimiento inunde a la sociedad y vaya mucho más allá de un día en el calendario. Sinceramente creo y confío en que estamos cada vez más cerca de la segunda. Movimientos tan fantásticos como el #metoo o la cantidad de mensajes y voces que se levantan en apoyo de la huelga de mañana son muestras claras de que algo está cambiando.

 

Mañana 8 de marzo de 2018, #Yoparo y deseo que poco a poco rompamos todas las barreras que nosotros mismos como sociedad nos imponemos, y que cada vez sean menos necesarias campañas tan brillantes como esta.

 

Que orgullo es poder hacer todo #Likeagirl

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload