EL DECÁLOGO DEL #AMORDEMARCA.

14.2.2018

14 de febrero, Darling! ¡Y como no podía ser de otro modo hablamos del amor! Pero del amor que tus clientes pueden llegar a sentir por tu marca, y de cómo practicar el ‘Amor, con amor se paga’. ¿Ready para ver de qué va esto del #AmordeMarca? ¡Pues sigue leyendo que allá vamos!

 

 

Hace años, el publicitario Kevin Roberts acuñó el término Lovemarks. Haciendo referencia a aquellas marcas relevantes para los consumidores. A las que brindan lealtad y con las que tienen una relación que va más allá de la compra o adquisición de un producto. Con las lovemarks, el cliente ya no es solo un cliente. Es un amigo, un compañero, una pareja… a la que se seduce, mima, y sorprende, y, sobre todo, a la que se respeta.  Son las marcas más valiosas del mundo. Las que se construyen para y con el consumidor. Las que conversan, escuchan y actúan en consecuencia.

 

Forman parte de la vida y del día a día de sus clientes, por lo que adquieren atributos personales. Una Lovemark tiene unos valores claros, que respeta y profesa en todas sus acciones, tiene una personalidad definida, un modo de hablar e incluso un modo de pensar como marca. Una Lovemark ya no es un ser inerte, sino que tiene vida.

 

En la actualidad, las conocidas como Lovemarks, son marcas globales, cuya historia y recorrido han ido evolucionando y situando al consumidor en el centro de su estrategia.  No obstante, y a pesar de los grandes presupuestos que destinan a comunicación, cuestiones como el trato personalizado y la generación de confianza, siguen siendo una gran dificultad.

 

¿Por qué las pequeñas marcas o marcas de autor, pueden convertirse más fácilmente en Lovemarks?

 

¿Tienes una nueva marca? ¿Se trata de una marca local, regional o nacional? Tienes una gran oportunidad: estás a punto de convertirte en Lovemark. Recibamos con un fuerte aplauso al Decálogo de las Lovemarks:

 

  1. Personalidad Definida. Como cualquier persona con la que conectamos, empatizamos, o de la que nos enamoramos… tiene una personalidad clara. Sabemos lo que le gusta y lo que no. Cómo actúa ante diversas situaciones y cómo se relaciona con nosotros y con los demás. Asegúrate de que tu marca tenga una personalidad clara, lo que hará que tus clientes te conozcan y comprendan con mayor facilidad. 

  2. Todo Comunica. Hablaremos muchas veces de este concepto. El 360º de la marca, todo lo que está alrededor de la misma, comunica. Transmite mensajes hacia el exterior y ayuda configurar la imagen de marca en la mente de los públicos.  Desde la sonrisa con la que recibes a tus clientes por la mañana, hasta la Newsletter que les envías cada mes… Absolutamente todo construye, y de ello dependerá que nos amen o que nos odien.

  3. Compartir es Vivir, Colaborar es ganar. Piensa en las personas más valiosas de tu mundo. Ahora piensa por qué lo son. Seguro que pensarás en lo mucho que te aportan, te enriquecen, te enseñan… y por eso entre tus personas favoritas se encuentran personas a las que sigues y admiras. Con tu marca ocurre lo mismo: enseña, comparte, colabora con otros para ofrecer más y mejores experiencias a tus públicos. 

  4. Construye relaciones, no transacciones. Hoy más que nunca vivimos en el mundo de las relaciones. Y aunque tengamos bastante miopía con esto de las redes sociales… te animo a que construyas relaciones con tus públicos, y con miembros de tu comunidad en el trato directo, en el mundo offline. Participa, comunícate, dialoga y sobre todo escucha y corrige.

  5. Tu cliente, el centro de tu mundo. Una marca debe tener muchos amores verdaderos: sus clientes; pero, sobre todo, debe demostrarles cada día que son el centro de su mundo. Orienta tu estrategia de marca a escuchar y a responder. En definitiva, a formar parte de la vida de tu cliente.

  6. Emociona. A pesar de que las decisiones de compra son finalmente racionales, como marca, debemos emplear el arte de la seducción. Los seres humanos actuamos por emociones y sensaciones. Enamora a tus públicos con emoción, con mensajes cálidos y cercanos, que le permitan empatizar con nosotros e iniciar una amistad.

  7. Innova. Cada vez son más las marcas y medios que luchan por la atención de los públicos. Sorprende y diferénciate con estrategias innovadoras que afecten a todos los puntos de tu marca y empresa: desde el modo de comunicarte, hasta el modo de vender el producto.

  8. No defraudes. Qué bajón y qué mal cuerpo cuando alguien te falla. Cuando esperas algo de alguien que no llega, o cuando de repente descubres que esa persona no es como tu creías. Evita que esto le ocurra a tus públicos con tu marca. Di siempre la verdad, se honesto y no te escondas.

  9. Simplifica. ¿Sabes esa sensación que te produce una persona que habla, habla y habla sin parar, y no concreta conceptos? Generalmente este tipo de personas nos produce rechazo y aburrimiento. Simplifica los mensajes de tu marca, cuando más concretos y sencillos, te ayudarán a conectar con tus públicos.

  10. Sé coherente, my friend. La máxima nuestra de cada día. Nadie se enamora de una persona que falta a su palabra, por lo que se fiel a tus valores y a tu personalidad, y actúa siempre en consecuencia.

Y recuerda, lo más importante es que construyas una marca de la que tú misma te enamorarías. Una marca en la que confiarías, y a la que abrirías las puertas de tu casa.  Si necesitas ayuda para poner ladrillos de amor... ya sabes donde encontrarme!  :) <3 

 

¡Feliz Día!

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload